Cuando la tierra era una masa de roca incandescente durante su formación, cualquier contenido de agua se habría evaporado y escapado sin el más mínimo problema. Una vez que el planeta se enfrió no se daban las condiciones apropiadas para la formación de agua, ergo tuvo que provenir del espacio exterior. Y a no ser que los extraterrestres que construyeron las pirámides hicieran un megatrasvase en previsión de una visita posterior, lo más lógico es pensar que llegó a bordo de meteoritos que bombardearon la tierra. Hasta aquí es donde se ponen de acuerdo los científicos, si esos meteoritos procedían de fuera o dentro del sistema solar es todavía objeto de estudio y controversia.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *